Cómo evitar problemas con la batería de tu moto

Tener problemas con la batería de la moto es una de las averías más comunes que encontramos en nuestros talleres en Barcelona. A casi todos nos ha pasado alguna vez, llegar a la moto y no poder arrancarla. Lo primero es conocer qué tipo de batería lleva tu moto y si necesita mantenimiento o no. Lo segundo es ser conscientes de si usamos la moto todos los días, sólo los fines de semana, o sólo los meses de calor. Nada dura para siempre, pero si estás atento a estas variables puedes optimizar la vida útil de la batería. Desde Fast Bikes queremos contaros todo lo que debéis saber sobre el tema.

Problemas con la batería de la moto

¿Cómo funciona la batería de la moto?

La batería es un acumulador de energía cuya función principal es el arranque de la moto. Esta acumulación de energía se produce por un proceso electroquímico. El nombre “batería” viene del concepto de conectar varias celdas unas detrás de otras que funcionan conjuntamente y aumentan así su capacidad de acumular energía para que sea utilizada posteriormente. Cada celda es una especie de caja cerrada en donde se producen las reacciones químicas y se conectan a través de bornes al sistema eléctrico de la moto. Es muy importante que los bornes se mantengan limpios, ya que cualquier objeto o partícula genera una resistencia que se traducirá en un peor arranque del motor y una disminución de la eficacia del sistema eléctrico. Estas reacciones no se pueden repetir indefinidamente. Con el paso del tiempo las baterías van perdiendo su capacidad hasta que pierden su capacidad de carga por completo.

Si sabes que no utilizarás la moto en un largo período de tiempo, lo más conveniente es que la desconectes y que realices cargas periódicas una vez al mes. Si tienes alguna duda, consulta con algún profesional.

¿Cómo funciona la batería de una moto?

¿Qué batería debo elegir para mi moto?

Existen varias tipos de baterías entre las que se puede elegir. Las tradicionales y más usadas son las que requieren una revisión periódica del nivel del líquido llamado electrolito, que es una mezcla de agua destilada y ácido sulfúrico. Son las denominadas baterías con ácido sin sellar y con mantenimiento. En este caso se recomienda una revisión cada 5.000km o cada 6 meses.

También existen con ácido, selladas y sin mantenimiento. En este caso sólo se deberá revisar la limpieza de los bornes. Otras baterías posibles son las de gel que están herméticamente cerradas de origen. Estas baterías pueden colocarse en cualquier posición y funcionan de manera similar a una pila. Son recomendadas para motos de pequeña o mediana cilindrada.

Las baterías de litio son una de las mejores opciones del mercado. Son mucho más ligeras que las de plomo, más duraderas y no necesitan mantenimiento. Además estas baterías son respetuosas con el medio ambiente ya que no contienen plomo ni metales como el ácido o el cadmio. Su descarga es mucho más lenta que en las convencionales y, al igual que las de gel, pueden colocarse en cualquier posición. La desventaja de este producto es el precio en comparación con las tradicionales.

¿Qué tipos de baterías hay para una moto?

Existe una idea preconcebida de que las baterías de las motos suelen dar más problemas que las de los coches. Son más pequeñas y a este hecho hay que sumarle la frecuencia de uso. Una batería que no se utiliza se descarga un 0,15% por día, así que sólo se trata de hacer cuentas y pensar cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que utilizaste tu moto. La mejor manera de cuidar las baterías es evitar que se descarguen por completo y permitir que se carguen periódicamente. No dudes en pasar a vernos por cualquiera de nuestros dos talleres en Barcelona, nuestros profesionales te ayudarán con las dudas que tengas.